Oneshots

La flor y la luzUn momento. Una sensación. Dos palabras. Y sin más, la historia de una vida nace, se desarrolla y muere de una vez. Eso es un oneshot.

Si nos ponemos un poco menos poéticos y algo más prácticos, habrá que decir que el oneshot es un género de fanfiction caracterizado por una longitud corta. La teoría es que se trata de un sólo capítulo e, incluso, de una sola escena, o una historia que es publicada entera de una sola vez, sin capítulos que la dividan. Sin embargo, esta visión ha quedado un poco desfasada por la libertad intrínseca en un movimiento cultural cuya base es Internet. Por esta razón, no es difícil encontrar oneshots de dos o hasta tres capítulos, llegando a crear una gran historia global aunque sean autoconclusivos.

Al final, lo que distingue un oneshot más que su longitud en palabras o capítulos, es la intención con la que se escribe. Usando el hecho de que se está encuadrado en un determinado fandom, normalmente se omiten los párrafos de presentación de personajes y lugar y se pasa directamente a la acción. Además, tampoco es necesario llegar a un gran final, pues no es raro que el oneshot esté encajado entre escenas conocidas del material base. Es, en conclusión, un género donde lo importante es transmitir, a través de una escena o dos, algún tipo de sentimiento fuerte y primordial.

Directo al granoDe todas maneras, no es un género adueñado sólo por el romance o el drama. El humor siempre se puede hacer un hueco en estas pequeñas islas de fanfiction, dando lugar a los spamfic, normalmente pequeños revoltijos de ideas (o más bien, locuras) dispuestas sin mucho orden ni acierto, con el único propósito de hacer reír o entretener. Muy relacionado con este está el infame PWP?, que normalmente es como el anterior, pero con el único propósito de publicar escenas subidas de tono sin ninguna razón. Otro género que se da mucho al oneshot es el WAFF, pequeñas escenas escritas con el fin de levantar el ánimo, de dar una palmadita en el hombro a los lectores y decirles que las cosas terminarán saliendo bien.

Finalmente, tan sólo comentar que los songfic también suelen ser oneshot. Hay más información sobre ello en la sección de songfics.

Mis Oneshots

Madura en noviembre: Nació como respuesta a la pregunta “¿Qué pasaría si las canciones de los discos como November Rain del Music Calendar ’91 hubieran ocurrido en la serie?”, y que evolucionó hasta ser una posible descripción del momento en que Ranma madurara lo suficiente como para darse cuenta de que es más importante el amor que siente por Akane que su orgullo.

El olor del miedo: Una noche de verano, bajo un calor asfixiante y terrible, una desgracia cayó sobre aquel lugar. La verdad, fruto de la ignorancia cósmica, será lentamente revelada por un espectador inesperado. De alguna manera, un tributo a las historias de Lovecraft.

La rumba de la muerte: Tras escuchar demasiadas veces cierto opening de Sayonara Zetsubou Sensei, y, en cierta manera, reciclando la idea básica de Un daño irreparable, este experimento vio la luz. Desencajado, macabro y triste como la realización de que el mundo no es un lugar para todos, La rumba de la muerte describe una terrible posibilidad. Que Ranma se pierda en una rumba imposible, una rumba de rojo y fotos rotas.

Anuncios