Necesito un momento más

Este no es el texto que me gustaría estar escribiendo.

Me gustaría estar expresando todo lo que ahora se arremolina en mi interior. Las palabras que me hubiera gustado decir, los gestos que ahora deseo que hubiera tenido. Me gustaría poder escribir ahora el sueño que se cumplió, lo nuevo que comenzó, lo viejo que se acabó. Me gustaría estar emocionando con unas palabras sacadas del corazón, plasmar mi alma sobre este lienzo que son mis palabras, y transmitir al fin que estoy vivo en un momento tan maravilloso como terrible de mi vida.

Me gustaría hacer una crónica de todas las veces que mi corazón se detuvo estos últimos días. Todas las veces que noté las paredes acercándose y el cielo alejarse. Me gustaría llenar páginas con sentimientos de victoria, con atrevimiento que se vio recompensado, con aventuras que comienzan toda una nueva vida que jamás pensé posible. Me gustaría hacer reír con orgullo, llorar de alegría y suspirar con nostalgia.

Sin embargo, aquí tan sólo tengo un momento para decir, que sé lo que quiero decir, pero no tengo cómo. Se me agotó la capacidad de hablar, me consume un silencio que me atraganta. Me quedan ganas de abrazar, de demostrar, tal vez, que soy algo más de lo que los hechos demuestran hasta ahora. Pero tan sólo tengo silencio en los momentos clave. Tan sólo tengo miradas, miedo e incertidumbre. No queda nada.

Tan sólo la oscuridad de cerrar los ojos, de imaginar como podría haber sido si hubiera podido. Palabras en el recodo de mi imaginación, un abrazo a tiempo, un silencio menos. Ahora me gustaría no volver a echar la mirada atrás, estar seguro de avanzar aunque tenga que encontrar una nueva forma, distinta e imposible. Lejos de todos, lejos de un sueño compartido, aunque sea sólo a través de unas miradas que, en realidad, nunca se compartieron. Miradas que recorren mis noches, llenas de preguntas sin respuesta, dudas que con su voz me interrogan sobre lo que no puede ser, aunque lo desee con todo el alma. Miradas que tintan esas mentiras que me digo para levantarme un día más y dejar en la cama un mundo que me hace sentir renovado, aunque sea mentira.

Ahora mismo, por mucho que lo intento, no soy capaz de decirlo. No encuentro las palabras, por muchas hojas que llene. Tal vez, necesito tiempo. Tal vez necesite otra mirada y otra sonrisa que me lance por el precipicio, que me lance aunque no tenga red de seguridad. Estoy seguro de que dar con mis huesos en la playa merece la pena si hay alguna posibilidad de arrancar una sonrisa más a la luna que observa. Pero, si estoy tan loco como para abandonarme al vacío no sé si volveré a levantarme en caso de que falle.

Si no, siempre me queda el tiempo. El tiempo, que todo me lo da y todo me lo arrebata, al final cura todos mis males, incluso los que quiero preservar.

Con un poco de paciencia, volverán a mi las palabras y podré expresar todo lo que mi mirada no supo decir.

Aunque ahora desee con todo lo que soy haberlo dicho. Aunque tarde y ya sin valor, lo diré.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s