Amar lo que amas

Amo la lluvia,

tengo mis tipos de lluvias preferidas, pero amo todas las lluvias. Me da igual que sean frías, discontinuas o molestas. Calientes, torrenciales, laterales, importunas. Me encanta que llueva.

Y es una tontería hablar de esto. O, más bien, sería una tontería si no fuera porque llevo ya mucho tiempo pintando de un gris algo malsano mis propios gustos.

Porque hace ya un tiempo que, al parecer, mi peor enemigo soy yo mismo. Mi crítico más feroz reside en mi propio cuerpo, y estoy empezando a sentir un desasosiego continuo cuando echo la mirada hacia adentro y trato de llegar a un trato conmigo mismo. Y esta batalla continua me ha llevado a tachar mis propios gustos como de inapropiados para mi persona. Al parecer, mis propios gustos son malos para mí mismo.

Tal vez tenga razón sobre algunas cosas. No lo niego. Al fin y al cabo, no tengo ni 30 vueltas en esta mota de polvo suspendida en el infinito. ¿Qué puedo saber yo de quién soy, si no he dado ni una vuelta completa alrededor de mis pensamientos? ¿Qué soy sino un naufrago en una nana del tiempo que no termina? Si no sé ni a dónde voy, entonces nada puedo asegurar sobre mi destino.

Y sin embargo, me rebelo. Que me guste la lluvia no es malo para mí, aunque me ponga triste. Aunque sea la chispa que comience conversaciones incendiarias conmigo mismo que siempre pierdo. Aunque me robe las horas y los pensamientos, aunque me coma el silencio. Aunque me recorra un escalofrío que hiele hasta los huesos. Que me guste la lluvia es un placer que no estoy dispuesto a regalar.

Cuando miro la lluvia, soy yo. Cuando me detengo y me silencio, cuando no presto atención a nadie y se me pierde la mirada, soy yo. Si ese que suele estar con mis amigos desaparece y sólo quedo yo, desarrapado y silencioso, no tengo la culpa. Aunque no sea lo mejor para mi animal social, si me quedo pensando, viajando entre las gotas de infinitos universos, tan sólo ha salido a observar el pequeño que aprendió a callar. El que descubrió que hay quién no llena las agendas de colegas, quién vivió un futuro en soledad tranquila, quién hizo de la oscuridad la más grande de sus casas. A oscuras nadie te falta, porque tan sólo te tienes a ti mismo.

Cuando llueve, la fortaleza con la que me han descrito cierra sus puertas. Me libero de mis entrañas e intento encontrar el equilibrio entre la realidad que me atrapa y la imaginación que tira de mi. Suenan las texturas del post rock y por unos efímeros momentos, soy el ser más perfecto del lugar. Trasciendo mi propia pequeñez y encuentro, en definitiva, que no es tan malo eso de estar vivo.

Llevo mucho, casi toda la vida, acosado por las consecuencias de decisiones estúpidas en momentos críticos. Llevo mucho con el sello del fracaso bien quemado en el corazón. Todo parece ser otra farsa en una larga lista de engaños que me harán quedar en ridículo si no doy la respuesta correcta. Un espejismo cambiante que encontrará la manera de dejarme desolado y solo, que por mucho que corra jamás alcanzaré la imagen cálida que me espera negando con la cabeza más allá de mi alcance para siempre.

Cuando llueve, detengo mi carrera demente y observo como desciende levemente la nieve a mi alrededor. Cubriendo todo de blanco, imposible distinguir nada en el infinito manto, hallo la paz. Cuando nada quiero y nada temo, cuando no me importa ni el adelante ni el atrás, ni quién me acompaña ni quién se fue ya. Cuando llueve, desaparezco yo para encontrar todo lo mejor que alguna vez fui y podré ser.

Por eso, ya no me importa si me digo que no me puede gustar porque es demasiado triste o depresivo. Ya no me importa que no sea bonito, que me vuelva feo o raro, discontinuo, distante o frío.

Amo la lluvia, y cuando me pierdo en su danza débil o recia, aunque me gustaría verla acompañado, yo solo la disfruto como si sólo lloviese por mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s