La llave

El reflejo de una puerta me acaricia la espalda.

Es una puerta cuyo marco no aprecio bien. Diría que parece normal, rectangular y de madera barata. Pero entonces serpentea y se curva. Se hace grande y se vuelve diminuto, y cambia de color como un camaleón asustado. Y ya no es de madera, sino de recuerdos, de sueños, de expectativas, de futuro… Y vuelve a ser el marco más normal del mundo.

Al otro lado veo, al fondo del reflejo, una corriente que nunca acaba. Una corriente imparable de las voces, las caras, los cuerpos y las ventanas por las que los espío. Mezclados los sentimientos, como ramas en un río desbordado, colorean esta visión sin fin que se derrama por la puerta que tengo a la espalda.

Me da miedo. Tantísimos segundos, todos marcados de mis ilusiones y mis penas, atravesando salvajemente el umbral de esta puerta que no sabe quedarse quieta, obligándome a recordar cada instante de cada momento de cada día de cada presente que he querido olvidar. En algún momento, no puedo dejar de apreciar la violencia con la que avanza esta corriente entre mis sienes, de cabeza a la puerta que se abre imposible a mi espalda.

Tengo un cerrojo entre las manos. Y no importa cuánto lo mire, entre mis manos no hace nada.

Así que lo lanzo hacia atrás y se cierra la puerta. Observo expectante el lento movimiento que pone cierre a esa puerta y a ese marco que todavía fluctúa. Y tras una eternidad en un instante, el sonido de un suave toque de madera contra madera pone fin a la corriente y al miedo que arrastraba.

La puerta a mi espalda en el espejo está cerrada.

Al darme la vuelta, la puerta frente a mí se ha abierto al fin.

Ya puedo salir, y despertar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s