La cuenta perdida

Las dudas asaltan en cualquier momento. Acabar con ellas es cuestión de decisiones.

Anuncios

Ocurre a los 8 años y 1 mes.


La cuenta perdida

Ya perdí la cuenta.

Hace mucho ya que persigo a la misma chica. Su nombre es como un ángel acariciando mis oídos: Shan Pu. Hay algo que me llama de una manera especial de esta visión paradisíaca. No sé exactamente lo que es. Su figura y su cara, a pesar de que nunca antes la había visto, me resultan extrañamente familiar, como si ya nos hubiéramos conocido en otra vida más allá de las estrellas. Y sin embargo, ¡cuánto dolor!

Ha llegado el momento en el que poco más puedo hacer que pensar en ella durante todo el día. Su imagen conquistó mis sueños hace tiempo, y ahora capitanea mi alma con puño de ángel. Sus ojos atraviesan el alma que ya les pertenece y aparecen al otro lado sin llevarse nada por delante, totalmente limpios. En parte, es su familiaridad lo que me atrae sin remedio.

Seguramente la persiga el resto de mi vida. No sé qué será de mí si sigue sin aceptar mi proposición. Tal vez me convierta en un hombre desgraciado que nunca encontrará la felicidad. Tal vez encuentre una manera de salir de este pozo de atracción y recuperar mi cordura. Pero lo dudo mucho.

Son tantos los rechazos que ya perdía la cuenta. Tantas negaciones de maneras tan dolorosas. Jamás pensé que tan joven conocería el frío del rechazo. Ahora me he despertado en medio del ártico, y ni siquiera tengo dónde refugiarme. Tan sólo me queda seguir hacia delante.

Pero… existe otra posibilidad. Una posibilidad remota y nunca querida que no quiero siquiera plantearme. Queda hundirse, morir, ser enterrado vivo. Queda decir adiós a la esperanza de una vida real. Queda ahogarse en el mar helado del rechazo y volverse tritón y nunca más ver la luz del sol. Queda… no quedarse más en paz conmigo mismo.

Y no sería tan malo. Tal vez nunca más vería la luz del sol, pero seguro descubriría otras luces titileantes que me acompañarían sin pedir nada a cambio. Tal vez me volvería tritón, pero seguro que descubriría a sensaciones maravillosas y sentimientos que se me escapan. Tal vez nunca estaría en paz conmigo mismo, pero, ¡qué descanso al fin, tras tanto correr! Poder descansar los huesos doloridos y el alma hecha jirones.

Al fin, contento y descontento a la vez al haber dejado escapar el más doloroso de los sentimientos: el amor. Entonces, libre de sus cadenas, podría empezar a vivir otra vez, reo escapado de una prisión imperturbable.

Pero…

¿Qué es esta farsa sino una búsqueda continua de amor? ¿Qué estaría consiguiendo retirándome de mi propia vida en pos de un descanso que ni siquiera es eterno? Al menos cuando muera no tendré que preocuparme de otra cosa además de descansar. Así que, ¿qué ganaría entonces con tanto reposo? Tan sólo adelantar mi propia muerte, ¡eso conseguiría!

No, no tiene sentido buscar el final de mi dolor si es el dolor lo que me permite seguir vivo. Seguiré buscando el amor que su rechazo a escondido bajo el hielo. Tengo que continuar aventurándome dentro de su ventisca eterna, pues sé que al final encontraré la llama que da energía a todo lo demás. Y si el camino está pavimentado de lagrimas rotas y huesos astillados, que así sea. Caminaré hasta que mis pies estén en carne viva si hace falta. Y entonces, cuando ya no pueda aguantar más, las brasas curtirán mi piel y me harán más fuerte.

A pesar de todo, continuaré, aunque me lleve la vida. Y si algún día, alcanzado el objetivo y mi propio corazón, todo se hunde en un nuevo invierno… Entonces pensaré en escapar a las profundidades del mar. Entonces, tal vez, me vuelva tritón y mi palacio estará construido de oscuridad y sangre.

Hasta entonces, Shan Pu, seguiré siendo tu prometido.


Al capítulo anterior. O a una Vida en Momentos Congelados. O al capítulo siguiente.

Autor: Mu-Tzu Saotome

Estudiante y escritor novel, manga aficionado y cazador de bromas al vuelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s