Al día

Otra entrada que es más bien un monólogo que algo importante. Aún así, han pasado muchas cosas, se están terminando muchos cambios y, ahora más que nunca, el tiempo es finito.

Lo cierto es que casi he terminado esa puesta al día que quería llevar a cabo en este lugar. Y lo cierto también es que estoy sorprendido de la inmensa cantidad de material que tenía guardado. Ahora, poco a poco, casi a cuentagotas, voy a ir mostrando todo eso que fui acumulando. La mayor parte está tintada con el color de los fic, pero son, de todas maneras, expresiones de lo que iba viviendo hace años, cuando la mayoría de esos textos fueron escritos.

Otras cosas me llenaban la cabeza entonces, eso es cierto, pero no por ello son menos importantes para comprender lo que ahora me ha pasado. Cómo ahora los planes son a largo plazo, algunas miradas se caen por su propio peso, y todos los abrazos son capaces de resucitar mi corazón jironado.

También ha empezado otro año de acabar cosas. Tal vez haya interiorizado al fin que acabar las cosas de palacio, aunque no se sienta necesario, hace que las cosas sean al fin un papel, que aunque mojado, se puede firmar por triplicado y puede absorber esa parte de mi alma que me dejé por el camino.

Cómo no, no puedo sino dedicarle unas pocas líneas, aunque precisamente por ello muy sentidas, a la vuelta que la rueda de la vida me ha dado. Pensé que ya no volvería a dormir con mi Sueño, pero, ¿qué puedo decir? Cuando es tan insistente como este, tal vez un par de crisis vitales es la única manera real de hacer justicia a la pasión que nos une, como los campos magnéticos de polos opuestos. Pero, ¡qué sé yo! A veces es como una corriente eléctrica, que te pone en movimiento y te entumece al mismo tiempo.

Por último, no me olvido del futuro cercano, del cambio de coordenadas, aunque sea temporal, que ya he certificado, que se llevará a cabo y será contrapartida ya pactada que durante tanto tiempo estuvo en el aire y que ahora, simplemente, ocurrirá porque ya era hora. La ilusión es grande, los temores son varios y las ganas crecen. Lo importante es la Tormenta, la que allí ríe y a veces explota, cuya paciencia a veces se agota porque, en verdad, no soy tan grande, aunque intento mejorar y se que el cariño la desborda.

Todo esto y más destella en el horizonte, porque todo tiene su momento y, en parte, en este yo me levanto y lo reclamo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s