A propósito de la red

“¡Qué chorradas sube la gente a las redes sociales!”

No hace falta mostrarse sorprendido. En algún momento todos hemos pensado eso. A lo mejor era la última foto yendo de fiesta de una prima tercera que ni siquiera sabes que tienes agragada al Facebook. O tal vez fue el enésimo tuit de aquel amigo tuyo que tiene mil formas de contar el chiste de “Mistetas”. O tal vez provocó ese pensamiento el momento incómodo que se produjo cuando viste la foto que aquel conocido tuyo subió a Instagram de su entrada en el hospital.

No importa la razón. La cuestión es que, en algún momento, nos ha llegado a hastiar algo que nos llegó por alguna de las redes sociales a las que pertenecemos.

Al menos, a mí me ha pasado. Quiero decir, lo que yo comparte siempre tiene interés. O está dirigido a una cierta persona. O es gracioso. O…

Lo cierto es que hace poco que me he empezado a dar cuenta de estas cosas. Está claro que uno nunca deja de crecer, por mucho que se empeñe en ello. Ahora no es momento del mea culpa, pero, tal vez, sí de un momento de reflexión.

Lo tercero es, por supuesto, que siempre habrá gente que use las cosas mal. La única diferencia es que cuánto más grandes y tecnológicas son, más evidente es el error para los demás. Pero, hasta el más experimentado de los trabajadores usará mal su herramienta principal en algún momento. De hecho, está a la orden del día. ¿Quién no se ha olvidado, aunque fuera momentáneamente, cómo usar algún aparato? ¿O cómo se escribe una palabra? ¿O incluso, hacer una cuenta sencilla? Todo el mundo es proclive a estos pequeños errores. Cuando decenas de personas te están mirando, como es el caso de las redes sociales, siempre hay alguna que siente que ella o él nunca cometería dicho error.

Lo segundo, claro, es que hay gente que realmente usa las redes sociales para eso para lo que se supone que sirven: contactar y mantenerse en contacto. Hay gente que no se puede ni dedicar ni pagar el conversar con cierta parte de sus amistades. ¿Hiciste una amistad hace tiempo que ahora está a un continente de distancia? ¿O a lo mejor eres de los que usan las 25 horas del día para sobrevivir? ¿O simplemente es la manera más barata que tienes para conectarte al mundo exterior? Hay miles de razones por las que una persona puede usar las redes sociales intensamente. El hecho de que tu recibas esa comunicación no es culpa suya. Ellos quieren comunicarse, y criticar a una persona por querer hacer eso dice cosas muy pobres del que critica.

Y lo primero, lo más importante a recordar cuando se irrita uno de algunas comunicaciones de los demás, es lo siguiente: no eres el elemento más importante de este universo.

No, no se trata de un discurso contra la individualidad a lo Fight Club. Es una cuestión mucho más sencilla y más complicada al mismo tiempo. Lo que hay ahí fuera, al otro lado de la pantalla, a los otros lados de todas las pantallas que están conectadas a la tuya no es sino la vida del resto de las personas que están en contacto contigo a través de las redes sociales. Canciones, sentimientos, fantasías y derrotas de toda índole. Con tantas ganas de vivir y ser escuchados como uno mismo. En la mayoría de los casos, incluso más. Encontrando la manera de ser más de lo que son, buscando ser más de lo que puden llegar a ser.

Esas ganas, esa capacidad merece ser respetadas, pues definen a una persona tanto como lo que es la persona. Serán más, y nunca dejaran de serlo. Con ese tipo de pensamiento, es fácil entender y rápido de asimilar que no hay que detraer de ese sentimiento a nadie, y perimitir que la gente se exprese como buenamente quieran, y ayudar para que sepan hacerlo aún mejor, para que no quede en el tintero.

Porque aquellas cosas que uno sube tal vez no tengan interés para alguien. O puede que estén dirigidas a otra persona. O pueden que no hagan gracia.

Pero son todas esas cosas y más para uno. Y tal vez, para alguien también.

Y por eso, son valiosas.

Y ya no son chorradas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s