Silencios cristalinos justo enfrente

Hay gente que calladamente sigue adelante sin parar ni pedir ayuda.

Anuncios

A finales de Mayo de este año, una vez observando desde un lado, vuelvo a descubrir una parte del ser humano que me fascina e inspira, siempre con una canción muy especial como fondo y camino.

 

 

Silencios cristalinos justo enfrente

The kids aren’t alright, right?

      Hay un tipo de grito que no se oye. Una luz que ilumina lo invisible. Calles que observan impasibles lo que nunca llegará a ser. Y entre toda esta locura de cosas que no existen y universos que nunca volverán a estar a nuestro alcance, acordes mudos que nuca serán escuchados resuenan. Pasillos vacíos de ilusiones y sueños que nunca jamás volverán a notarse entre los dedos.

      Una vez, se encendió la vela, iluminó futuros compartidos. Pero la cera se fue consumiendo, no hubo manera de recuperar lo que se había perdido. Poco a poco, como el sueño que se convierte en pesadilla, la verdad pasó a ser silencio. Compartir se convirtió en perder. Escuchar se volvió aguantar. Y los recuerdos saltan y se mezclan, se vuelven como ya no son, imágenes simplemente perdidas que te olvidan. Despreocupados espíritus de un momento pasado, voces que apenas se escuchan y gritan, la sombra de una película que corre sin sentido.

      La habitación de la amistad perdió su llave, la oscuridad reina en el puente. Ahora tan sólo corre un río de frío  Los monstruos aparecen entre los juncos; su silencio es tan potente que te deja sin aliento. Se embotellan las miradas, se les pone una etiqueta y se guardan para otro día. El futuro es un tiempo empaquetado en otra música, se guarda con gusto y se escucha con añoranza, algo parecido a la tristeza te hace de sombra y ya no sabes respirar si no es con las lágrimas. El vacío cada vez se hace más grande y las preguntas te muerden como los bichos rabiosos que atacan en la pesadilla. Una marca en la garganta es todo lo que alguna vez aquel grupo te dijo en la oscuridad de una noche que nunca habrá sido tuya. Aquella bala que salió de su boca, que escribieron sus dedos, que enmascararon sus ojos, su herida es mortal para la amistad. El corazón ya no late, tan sólo se deja llevar por los deseos de una herida que lleva en su costado, allá donde ella te dio por supuesta y rozó con tu confianza. Y la blancura nívea del pasado perfecto ya nunca más será suficiente para mantener a flote este barco de recuerdos y el mar llora el hundimiento.

      Pasos y caminas. La suerte no está echada; se perdió por el camino de la decisión desventurada. Tanta ambición con tan poca decisión y todo el tiempo del mundo para conseguirla. Tanto consiguiendo en tan poco tiempo con tantas necesidad tranquilas que no las tienen todas consigo. Y tan repentinamente como el vuelo del corazón, algo vuelve a romperse cada vez que ese sonido de desesperación hace acto de presencia. Nunca más se podrá conseguir la sonrisa, sólo el escalofrío, la falta integral de la empatía que emigró un poco más con cada silaba que cayó en su regazo.

      Y no puedo evitar pensar. Cuando la puerta este cerrada. Cuando la luz se apaga y el cuerpo quede desnudo. Sin sitio donde esconderse, sin futuro que prometerse… En privado dividida entre el sueño de unas palabras que atraviesen muros de locura y la certeza de una liberación silenciosa que nadie pueda más romper. Un dilema de tanta tristeza acumulada, la promesa de un amor que cambió de lugar en el corazón, el mañana robado, dado perdido, recuperado. Pero nunca de vuelta ya a ese día, y la mezcla es peor que sus partes. Números de futuro, no más cemento que cielo y llegó la historia de él y ella. Ahora tan sólo un viaje y sus trece horas. Otra maravilla perfecta que espera fuera del alcance, de la lógica, de ella.

      El silencio cristalino espera. Sin huellas, sin sitio al que ir. El silencio, el otro lado, el espejo. Tú que si que te miras al espejo, recuerda… recuerda el futuro, predice el pasado, y que ni mis errores ni los de nadie sean nunca los tuyos.

Autor: Mu-Tzu Saotome

Estudiante y escritor novel, manga aficionado y cazador de bromas al vuelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s