Querer ser tan alto como la luna

Incapaz de mantener mis propias pasiones, me resulta difícil pensar que pueda aconsejar sobre las de los demás. He aquí la confesión.

Anuncios

También a mediados de Abril de este año, en medio de una situación totalmente nueva para mí, me encontré en cierta manera superado, y de esta manera escribí lo siguiente.

Querer ser tan alto como la luna

Nunca dejará de sorprenderme cuanto, y cuán rápido, quiere crecer la gente.

      El tiempo pasa y las cosas pierden color. Se llenan de ruido y al final se quedan como de verdad eran. La perfección es una sensación que sólo existe en nuestra memoria a corto plazo. Al fluir de la clepsidra, todo queda como realmente era: real. Es esa una sensación que no se puede copiar, que no se puede falsificar. Y sin embargo, ¡qué ganas parece que hay de hacer precisamente eso! Es una especie de droga que todo el mundo en algún momento toma, y sin embargo, el daño que produce no debe estar realmente entendido por nadie.

      Uno a lo mejor tiene un día un montón de nostalgia y se lee algo que escribió hace año, que debería haber escrito hace más. Y de repente, como bajando por un tobogán, va entendiendo cosas que le pasan día a día al tiempo que escribe precisamente lo que le pasa día a día. Sí, puede que los acordes que escuche ahora sean nuevos, pero los sentimientos de revelación siguen siendo los mismos. Una especie de injusticia divina que es darse cuenta de las cosas cuando ya nos han pasado un par de veces. Es entonces cuando realmente descubres la verdad en las palabras que un amigo una vez te dijo, que en realidad nunca te creíste. Porque, al fin y al cabo, tu caso siempre sería el distinto de todo lo demás.

      Así que le mantienes la mirada al presente, y rápidamente te das cuenta de que nada de esto verdad, que estás persiguiendo una imagen generada por ordenador que ya no tiene nada que ver con el abrazo que pretendías recibir. Las palabras eran una manera de ayudar; ahora son un arma de doble filo que temes usar. Pensabas que sabías escuchar; te encuentras leyendo lo que una vez se dijo para poder recordar. Temes los ojos que miran tus escritos precisamente por que les amas.

      Y lo peor de todo es, que aunque sabes que la solución a todo es ahogarse, temes la angustia  temes la muerte y la sensación de que todo se acaba. Aún con todo, conoces la solución. Es lo que debes hacer. Pero quién quiere perder amigos por hacer lo que más les conviene. Hasta el farero se siente mal cuando piensa en la posibilidad.

      Así que repite los acordes otra vez e intenta encontrar la manera de decir lo que hay que decir sin decir lo que se debe decir. El trabajo se vuelve una tortura y las responsabilidades una especie de recuerdo de mal gusto pegado en la pared de lo que una vez fue una mente pensante y funcionante. Otro momento de manos, de esperar que rozarlas contra la piel tal vez dé la respuesta que se espera. Y los sonidos de muchos avisos todos al mismo tiempo, cuando ya no queda tiempo para seguir haciendo lo que resulta bueno, lo que calma el alma y tal vez asienta la mente.

      Tal vez lo necesario es no respirar. Soltarlo todo, perder lo que se tuvo y recuperar la amiga que no se pierde nunca, tan sólo al hacer más. ¿Quién dice que no es necesario? ¿Quién sabe? Jamás pensé que volvería a encontrarme ante estas determinaciones, que me encontraría ocupando el lugar que jamás pensé podría llenar. Pero aquí estoy, con la mente en las letras y el corazón en las manos de otra persona.

      Tal vez sea el momento de que sepan a qué se enfrentan. Ponerles al fin delante del espejo y darle cuerda al reloj. Tal vez sea el momento de no ser quién soy yo, sino ser por un momento el que necesitan que sea. Pero no creo que pase. Es demasiada responsabilidad para un irresponsable que no sabe lo que es la verdad total.

      Así que, con todo, un lo siento y un hasta luego. No creo que sea el mejor al que pedir consejo.

Autor: Mu-Tzu Saotome

Estudiante y escritor novel, manga aficionado y cazador de bromas al vuelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s