Inexplicable sentimiento de derrota

https://dl.dropboxusercontent.com/u/10059366/Wordpress/END%20-%2011-Komm%2C_susser_Tod.mp3%20

Hace algo más de un año atrás, andaba perdido. En particular, a principios de Junio del año pasado volvía a recurrir a una canción que, desde siempre, me ha impactado mucho.

Inexplicable sentimiento de derrota

Creo que está será la primera vez que una canción que ya tuvo su sitio en una entrada reaparece una vez más en el blog. Y lo que es más, copando una entrada completa para ella sola.

Sí, quiero volver a poner en la mesa Komm, süsser tod, canción magnífica de The end of Evangelion.

Me gusta Neon Genesis Evangelion. La parafernalia religiosa, si bien un cebo ya confesado sin más intenciones que el de atraer, rodea a la serie de un cierto misticismo que no es nada fácil conseguir. Pero lo importante, el estudio de personajes que se hace durante sus 23 episodios, es lo que realmente le otorga su estatus de clásico de obligada visualización. Por cada mecha gigante, monstruo angelical y organización macromundial controladora del mundo, hay un detallado y estudiado personaje que actúa de forma realista ante las situaciones a las que se tiene que enfrentar. Eso no quiere decir que sea como la mayoría de las personas creen que actuarían, pero sí como gente imperfecta se enfrentaría a una situación de tan terrible magnitud.

Y aunque las nuevas películas están perdiendo precisamente este realismo amargo y oscuro que tanto bien creo que le hace a la historia, aún tengo curiosidad por verlas. Aunque sólo sea por ver más posibles finales a unas condiciones de partida tan apocalípticas.

Pero, la razón de ser de esta resubida de Komm, süsser tod es, también, el vendaval que azota mi mente y mi corazón en estos momentos, vendaval que hace su aparición más de una vez en la psique de Shinji Ikari en más de una ocasión durante la serie. Hablo precisamente de esa especie de derrota autoimpuesta que es el tema de la canción. Es esa incapacidad de reaccionar, ese paso del tiempo sin hacer nada de provecho. Es ese miedo a actuar. Es ese techo extraño. Es, como dice la canción, decepcionarse a uno mismo.

Y en esas estoy ahora mismo. Y lo más extraño es que, como ya decía, en casi todos los baremos, ahora mismo estoy en el mejor momento que he estado nunca. Todo parece apuntar a un próximo año verdaderamente maravilloso, con un montón de cosas empezadas ahora que alcanzarán una madurez y unos frutos maravillosos el año que viene. Es cierto que el año que viene será un año de decisiones vitales importantes, sobre todo las relacionadas con la finalización de los estudios, y que eso suele conllevar una cierta cantidad de angustia. Pero eso es totalmente entendible, y aún me queda ciertamente lejos. Eso no puede ser considerado la raíz de mi problema actual.

Por eso esta sensación es mucho más inaguantable. No estoy bien, no estoy centrado y mucho menos inspirado, y lo peor es que no sé el por qué. Y eso es lo que más me repatea. Debería tener el ego por las nubes. Y sin embargo, no hago más que machacarme día sí, día también sin ningún tipo de resultado, lo que provoca que me quiera machacar más, y así ad infinitum.

Sinceramente, empieza a importarme muy poco el por qué estoy así. Llegado a este punto, lo único que quiero es que esta derrota se acabe de una vez y pueda ponerme en marcha como antes. Ojalá pase la época de exámenes de una vez y pueda olvidar momentáneamente todas las derrotas reales que se han producido en esta época. Y cuando finalmente esté recuperado, volveré con la energía a tope y haré lo que no estoy haciendo ahora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s