Tú y yo: el final de la canción

Recuerdos de como una canción se convirtió en el comienzo de una gran historia llamada “una Vida en Momentos Congelados”.

Anuncios

Quiero hacer una pequeña reseña sobre esta canción, y todo el significado que encierra hoy en día para mí, tantos años después de descubrirla.

Hace ya más de siete años que escuche esta canción por primera vez. Irónicamente, al principio, fue una de las canciones del disco que menos me gustó. La música estaba alejada de mis canciones favoritas de El viaje de Copperpot. La letra me resultaba extraña, incomprensible. Era una canción extraña, a mitad del disco, que me desconcertaba. Normalmente, siempre la pasaba.

Entonces, tras aquel verano de pueblo e historias fantásticas sacadas de Internet, redescubrí esta canción. Era un poco más mayor, y la letra dejó de ser un misterio. De repente, una terrible posibilidad, un llanto desesperado disfrazado de canción se descubrió ante mis jóvenes tímpanos.

Había descubierto lo que era un amor muerto en vida.

Por supuesto, esto no podía quedarse sólo en mi psique. Conmocionado por los sentimientos que se arremolinaban en mi interior con la voz cortada de la canción, recordé varias historias que había leído de Ranma. Me dí cuenta de que, aunque siempre parecía vencer el amor, había muchas más posibilidades de que perdiera.

Por aquel entonces ya estaba enfrascado en varios proyector que apuntaban a alargarse en el tiempo. No quería empezar otro así, y además, la idea primordial era corta y concisa. De hecho, en un primer instante, iba a escribir un simple songfic con Tú y yo. Pero, al darme cuenta de que los protagonistas no iban a ser unos supuestos Ranma y Akane, sino unos probables Mousse y Shampoo, el proyecto se apoderó del sistema de Camilo José Cela y su Colmena, y mutó en una serie de escenas cortas de la vida de Mousse. Aún así, la primera sería fiel a la idea original: mi imaginación de Tú y yo.

De esta forma, unida a otra canción llamada Nadie como tú, el tema terminó de formarse, y Mousse decidió huir de una relación sin amor y abusiva con Shampoo. Tú y yo se convirtió, así, en una historia; a día de hoy, de las más largas de las que he escrito, y también de las más personales.

Porque si bien Sayonara Amazonas es la más larga y en la que más tiempo he invertido hasta ahora, una Vida en Momentos Congelados es sin lugar a dudas la más interior. Los casi seis años que hacen que publiqué esta historia y sus cuarenta escenas están relacionados de una manera básica.

Prácticamente todos los capítulos, exceptuando las pruebas de estilos y los capítulos para avanzar el argumento, son una versión distorsionada de mi propia vida. Como si del espejo de mis ilusiones se tratara, solía mirar mi vida y plasmar el reflejo de mi alma en Mousse, con cada una de sus peculiaridades. Poniendo a la vista de extraños lo que me consumía el alma era una liberación, una manera de gritar al mundo todo lo que no me atrevía a decir con mi verdadera voz.

Portada del disco dónde está la canción

Y así, capítulo a capítulo, ilusiones, desengaños y simples vivencias fueron conformando una historia que hoy en día, incluso con toda la añoranza que me suscita y me llena, trato de completar y cerrar. Finalmente, tras ayudarme durante estos años tan convulsos, siento que es momento de poner fin a aquello que iba a ser una ristra infinita de momentos congelados. Es una decisión que, sinceramente, temo muchísimo que sea errónea. Al fin y al cabo, aún hay tantas cosas, buenas y malas, que espero poder llegar a sentir algún día, que temo que un día escriba un nuevo capítulo y ya no pueda añadirlo.

Pero, sé que tiene que acabar. Lo sabía desde hacía unos meses, pero cuando este verano del 2011 escribí, de hecho, el que será el último capítulo de esta serie, supe que debía acabar. hay unos cuantos hilos argumentales que quiero cerrar, y evidentemente añadiré cualquier otra escena que sea reflejo de lo nuevo en mi vida. Pero el espíritu original de la historia, el Tú y yo, el grito de un sentimiento que me ahogaba y que quería reflejar en algún sitio, casi ha desaparecido. Ahora, tan sólo un gran amor por una historia que ha tomado vida propia, queda. Como una especie de Frankenstein, esta amalgama de sentimientos que un día no tenía ningún orden ni sentido, ha terminado su metamorfosis y a punto está de convertirse en una historia que se podrá disfrutar sin saber nada de su escritor ni de su vida.

Aún así, por ahora, su verdadero lector objetivo, un grupo formado por uno sólo, sigue siendo el único que entiende las dos historias que, como un palimpsesto, están superpuestas la una sobre la otra. Por eso, supongo, al acercarse el final de la vida de esta historia, sentía la necesidad de descubrir éste su último gran secreto, su relación tan intrínseca con mi vida.

Autor: Mu-Tzu Saotome

Estudiante y escritor novel, manga aficionado y cazador de bromas al vuelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s