Problemas de amigos (I)

Ocurre a los 21 años y 6 meses


Problemas de amigos (I)

¡Hola, Zu-Ren!

Recibí tu carta hace unos días, y aún no puedo creerme lo que me contabas en ella. Lo siento muchísimo, de verdad. Pero alejarse de ese tipo de ambiente destructivo debería ser tu prioridad. Quedarte allí y cargar con el peso de mantenerles unidos y al mismo tiempo intentar arreglar su relación puede destruirte antes de que te des cuenta. Realmente no deberías cegarte por sentimientos de lealtad o deuda que ya no tienen sentido. Si lo sabré yo…

Evidentemente, esto significa una invitación formal y continuada a que vengas tanto como necesites aquí. Estoy seguro de que se te puede hacer un hueco por aquí en algún sitio, y si no, algo podremos inventarnos, ¿no? ¿No lo hacíamos con diez años, cuando nos escondíamos en las casas de las guardias del árbol sagrado sin que ellas se diesen cuenta? ¿O cuándo nos escondíamos por el bosque, en alguna cueva abandonada por los animales, y nuestros padres tenían que venir a buscarnos haciendo batidas? Podíamos encontrar un hueco entonces, y podremos encontrarlo ahora.

Aún así, me gustaría poder hacer algo más. Me doy cuenta de que invitarte así, a través de carta, es tan sencillo que no tiene ningún valor. No, no me vengas con eso de que “lo que importa es la intención”, que ya te veo venir. He adjuntado un mapa con la localización del edificio donde vivo ahora. También hay billetes de metro para dentro de unas semanas. Lo siento, pero los billetes de tren o de avión tendrán que ir por tu cuenta, que tampoco es que se me salga el dinero por las orejas.

Ojalá pudiera hacer más. Y aunque me digas que leer y responder a las cartas, creo que eso es muy poco. Pero al mismo tiempo me doy cuenta de que el único que puede tomar la iniciativa en una situación así eres tú. Eres tú el que tiene que decidir qué hacer y qué decisiones tomar. Obviamente, hagas lo que hagas, tendrás todo mi apoyo, y espero que eso fuera evidente incluso antes de que leyeses esta carta.

En fin, cambiando un poco de tema, ¿qué ha pasado con el trabajo aquel para el ejercito? ¿Al final lo vas a intentar? ¿Tendré que empezar a usar claves en estas cartas? Me encantaría tener que llamarte algo como “Delta-Charlie-Bravo”. Sería casi como estar en una de esas películas americanas que tan de moda están ahora.

¿Que qué pasa conmigo? Poca cosa, no me puedo quejar. Sigo estudiando, y este año parece que he aprendido la lección. Comparado con aquello que llamábamos sabiduría en la aldea, estoy empezando a realmente entender. Las cosas tienen mucho menos de fortuitas de lo que podrías pensar. Tan sólo hay que entender la estructura que subyace a las cosas y, entonces, todo se aclara como las sombras del bosque al amanecer.

Pero ya me callo, que me veo poniéndome interesante, y me vuelvo la mar de aburrido en ese modo. Lo único que puedo decirte es que me alegro de haber continuado estudiando. Tengo la sensación de que terminaré dejando las artes marciales a favor de esto.

Bueno, ¡qué no se te olvide responder! Te puedes imaginar que espero la respuesta a esta carta cuanto antes. Así que ya sabes, a ir respondiendo rapidito.

Ahora en serio, un abrazo y cuídate. Si me permites un consejo, que sea ese: “¡Cuídate!”. Y no olvides que siempre nos tendremos el uno al otro.

Mu-Tzu del Joketzuzoku.


Al capítulo anterior. O a una Vida en Momentos Congelados. O al capítulo siguiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s