Underneath your covers

Vi ese vídeo a través de una amiga mía, y me descubrí pensando lo siguiente: ¿Tienes a alguien que te conozca “underneath your covers”?

Aunque podría quedarse con el sentido más evidente de aquellas personas con las que se ha compartido cama, pensé en otro quizá aún más íntimo. Sé que no es una actitud compartida por todo el mundo. De hecho, puede que lo sea por poca gente. Pero, en mi línea de habitación = privacidad, la cama es una cosa que suelo ofrecer más bien poco. No tengo ningún inconveniente en que se sienten en ella, pero el recostarse, y aún más, usarla, no es algo con lo que me sienta del todo cómodo.

Al fin y al cabo, yo tengo mis pensamientos más personales, mis ideas más descabelladas, mis iluminaciones, mis imaginaciones, e incluso mis deseos esparcidos por esos trozos de tela y muelles. Para prácticamente todo el mundo, la cama transmite un sentimiento de seguridad y tranquilidad, pero es que en mi caso va más allá. Hay verdaderas experiencias y sueños atados a ese lugar, que aunque no es inmutable, sí es constante. Es mi propio sillón del psicólogo, montado y usado por un servidor. Y al fin y al cabo, ¿”quién me va a satisfacer mejor que un servidor”?

Sí, para mí es una parte de mi mobiliario que tiene más sentimiento que sentido. Por supuesto, en mi continuada misión de aplicar mis taras personales a los demás, veo con extremo respeto las camas de los demás. Puede ser que no le des la más mínima importancia, pero para mí la cama ajena será aún más sagrada que la mía propia. Para sentarme en ella ya habrá que haber confianza, y para extenderme, aún más. Hay claramente una impracticalidad subyacente en eso de trasnochar en casa ajena para un servidor.

Es un manto de confianza lo que cae cuando dos personas están tumbadas sobre el mismo colchón, bajo las mismas sábanas. Un momento de recogimiento, compartiendo el calor que emana de nuestro vivir, el espacio vital que nos mantiene separados de los demás. Bajamos nuestras defensas y dejamos al otro entrar en el teatro de nuestro punto de vista, compartiendo por un momento ese palco privilegiado desde el que coloreamos nuestro presente según nuestras vivencias. La charla que surja habrá de ser uno de esos momentos en los que la palabra hablada cara a cara reivindica todo su valor, pierde sus reglas y gana el estatus de recuerdo.

Y así, en el mundo de los sueños, encontramos mil y una noches la realidad presentada con su corte más gris. Se mojan los recuerdos, nos refrescamos con la almohada y nos tapamos con los años que han de venir. Los planes que se trazan quedan como las pelusas debajo de la cama, y a través de la ventana que nos presenta el otoño al otro lado, recordamos la vida que empieza en el pasillo, el reto de respirar un día más. Con el espejo como testigo, nos medimos frente a nuestros héroes, frente a las imágenes que un día nos enseñaron a escuchar a nuestro corazón y que ahora se han perdido en un mar de reproches y momentos que se quieren olvidar. Y la compañía, que como un pijama te ha arropado en esa tarde de invierno improvisada, te da un par de centímetros extra para que vuelvas a coger perspectiva y termines de romper ese cristal envenenado que no te deja ver más allá.

Y por un momento, el mundo, que queda encerrado en tu habitación, se vuelve un pelín más claro. Y la complicidad con uno mismo renace de entre las cenizas del deber y una madurez mal entendida.

Supongo que la reflexión que me queda es más bien simple y totalmente ordinaria: que debajo de las sábanas somos más nosotros mismos que incluso desnudos. Es, al fin y al cabo, el lugar más parecido que tenemos a nuestra propia mente, la raíz de todos nosotros, lo bueno y lo malo, lo físico y lo metafísico. De ti y de mí. De todos los que me forman.

Anuncios

Autor: Mu-Tzu Saotome

Estudiante y escritor novel, manga aficionado y cazador de bromas al vuelo.

2 comentarios en “Underneath your covers”

  1. Siempre me sorprenderá tu relación con el sueño… Es un temazo…, y la canción también.
    (me quedo con el último párrafo artista)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s