Cuando tu sombra te pone la zancadilla…

…es que algo va mal en la pajarería.

Esta es una forma inconexa de decir una simple verdad: “Soy un tontaco”. Pero uno de los buenos, no de esos que dicen que son tontacos y luego resulta que son más espabilados que el hambre. No, no. Esto trata sobre los que son tontacos de verdad.

Y es que, no hay nada como llegar a casa y darte cuenta de que acabas de tirar a la basura una de esas posibilidades que sólo se da una vez en la vida. Y tampoco es que te hayas vendado los ojos y te hayas pasado todo el día yendo de aquí para allá haciendo caso omiso a lo que te rodeaba mientras la babilla fluía jeta abajo de boca medio abierta. No, y de hecho, has hecho todo lo posible para pasar un rato de lo más ameno, aunque la cagada monumental ya se preveía de largo.

Se preveía desde el momento en que has pensado durante más de media hora algo que debías haber hecho a los diez segundos de pensarlo. Tienes edad, ganas y una buena conversación para evitar que se aburra si acaso tus dos pies se proponen ser más izquierdos de lo habitual. Y sin embargo, te quedas ahí, usando “¡Una foto de grupo!” como excusa arrojadiza para fijarte un segundo y medio que dura el enfocado en sus ojos y luego salir corriendo. Realmente consigues parecer el personajillo pardillo de esas comedias americanas que, por una cosa u otra, es súper entrañable, pero no consigue hacer nunca nada de mención. Y cómo él, a este paso, acabarás más solo que la una. Pero muy entrañable.

En fin, que llegas a tu casa, y el peso de otra oportunidad perdida cae como una losa sobre tu frágil concepción de Destino con D mayúscula. Cómo cuesta aceptar que se es un tontaco, se empieza a pensar que no, que es que soy así y ya está. Que a mí estas cosas no me van. Que yo soy de otro tipo de rollo. Que al final me hubiera rayao, y que he hecho estupendamente en venirme. Y entonces es cuando te ves reflejado en el espejo del baño, te fijas en como vas vestido, y te dan ganas de bajar a la calle defenestrándote, por la vía rápida. Así de alegre acaba la noche, entre mantas de estupidez y aires de gilipollez.

Pero al día siguiente te levantas, y como no has tenido suficiente castigo con ser tú mismo, decides que sería bueno dejar constancia de tu tontería en algún sitio, a ver si así aprendo. Y aprender aprendes, que eres un tontaco. Porque aunque no lo haces, si llevaras cuentas de cuántas veces has decidido que esto no te iba a volver a ocurrir, ya estarías utilizando notación científica y poniéndole nombres onomatopéyicos a los números que usarías. Y aunque no lo haces, te dices una vez más que ésta será la última vez que te pase algo así.

Y como eres un tontaco (ése es el tema subyacente a todo esto, para el que no esté atento), vas y te lo crees. Tan feliz de la vida, te piensas que vas a poder cambiar así, con un chasquido de dedos. Tan fácil como Mary Poppins recogiendo la ropa de la lavandería.

Ahora bien, los tres granos de sentido común que tienes y los cinco últimos años de tu vida se alían y te dan (figuradamente) una colleja mental (literalmente). En cierta manera vas y recuerdas lo que has estado haciendo (mal) estos últimos años, y al fin empiezas a considerar opciones reales. Como la de que, tal vez, no estás hecho para socializar de esa manera. O, directamente, que tampoco es que seas muy social, directamente. Al fin y al cabo, tu casa de ensueño es una casita con chimenea delante de un lago solitario entre montañas. Y tu trabajo ideal es el de farero. Podrías pasarte el tiempo leyendo delante del mar. Y prefieres hacer las fotos porque te gusta la fotografía y porque, de esta manera, no tienes que salir en ellas.

En fin, que a lo mejor te pones la zancadilla porque eres así. O, aún puede ser, porque no has conocido nada distinto. Por tanto, y como un buen tontaco, acabas donde empezaste. Y la única manera de salir de esta cena de los idiotas es excusarte antes de que lleguen los postres y, a ser posible, hacer algo inesperado que te saque de la rutina que llevas. Si puedes mantener el ritmo, a lo mejor es que has encontrado la carrera que te corresponde. Si no… hay muchos lagos en el mundo.

Anuncios

4 Comments

  1. Ánimos. Si yo te contara… parece que somos muchos los que seguimos el camino de las malas decisiones y el tontonismo.

    En fin, lo dicho, ánimos. A ver si escribes más :P

    1. Wenas!

      Sí, puede ser. Sólo que a veces pienso que en algunos casos (véase: el mío), el camino del tontonísmo parece ser el de “por defecto”. De todas, no me puedo quejar si voy a estar tan bien acompañado!

      Ah, y es que últimamente he estado dedicándome más a los fics que tengo inacabados que a escribir algo más personal, por eso la caída de actividad. ¡Se supone que iba a acabar uno que tiene más de 5 años hace 6 meses! Soy un desastre, y sabiendo que hay por ahí dos o tres que siguen la historia, se me cae la cara, je, je.

      En fin, nos vemos!

  2. Prepárate, porque te quedan aún muchas meteduras de pata e indecisiones más para llegar a hablar de la definición real de “tontaco”… y como no dejes de martirizarte, la velocidad de aprendizaje y experiencias será más lenta… y todos queremos llegar acompañados a un lago algún día. Llegará, seguro.

    1. ¡Bienvenida!

      Don’t you worry. Hice una mala decisión hace poco, e hizo que me pusiese a pensar. Cómo pensar es una actividad no recomendable, salió este mini-ensayo/historia. Pero no pasa nada, porque es tan sólo mi manera de exorcizar mis demonios, en este caso, esta mala decisión. Se me nubla unos días el horizonte, pero al final ya se aclara.

      De todas maneras, saber que rondas estos lares me va a obligar a mejorar mi ortografía, je, je. No quisiera decir “le” cuando sea “lo” o “la”, xD.

      En fin, ¡gracias por el empujoncito en la dirección correcta!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s