Los nuevos achaques mentales

Recordar u olvidar. Solucionar o dejar estar. Una afición o un modo de vida. Al cabo del tiempo, terminamos por responder menos preguntas que años tenemos.

Anuncios
Por SonyMony
Por SonyMony

Mi vida no tiene muchas constantes.

En los últimos años, además, con la llegada a la Universidad y tener que dejar mi ciudad natal, las constantes de mi vida se redujeron aún más. Sin embargo, al llegar estas fechas, estos principios de mayo y de exámenes, algo ha habido en mi interior estos últimos 5 años que siempre se ha revuelto de la misma forma. El recuerdo del comienzo de una nueva afición que me ha marcado hasta ahora. El recuerdo de los últimos y mejores fics que leí un caluroso verano burgalés, la dulce confusión en mi mente que produjeron, y mis primeros pasos en eso de escribir.

Es una sensación al mismo tiempo placentera y algo dolorosa. Debe ser lo que suelen llamar “nostalgia”. Se supone que soy demasiado joven para sentir algo así, pero la verdad es que llevo usando esa frase ya unos cuantos años. Era un momento perfecto para la mente curiosa que me suele ocupar: de repente, un mundo totalmente nuevo se abrió ante mí, y tenía todo Internet para explorar en busca de aquello que me pedía el alma. Una búsqueda incesante, y la insaciable sed con que bebía todo lo que encontraba. Una sensación maravillosa en cada nuevo descubrimiento, en cada desarrollo de mi incipiente parte fundamental.

La verdad es que, hasta que encontré ff.net, el panorama era algo desolador, aunque no tanto como ahora. Por aquel entonces, todas esas webs 1.0, recuerdos ya muertos de la fiebre “Ranmaníaca” que recorrió sobre todo América, llevaban muertas apenas unos años, o incluso menos. Todavía existía la esperanza de encontrar una que todavía siguiese con vida, o que alguna de las muertas resucitara. Y entonces, yo pretendía agarrarme a ella con todas mis fuerzas, y publicar todo aquello que mis dedos aún no entrenados tuvieran a bien teclear con gran dificultad.

Ahora, sin embargo, conozco ff.net, donde parece que un fandom nunca termina de morir. Por otro lado, las páginas de mis sueños, las reliquias de los 80’s y los 90’s, yacen ya en descomposición en las esquinas peor iluminadas de Internet. Temo el momento en el que al pulsar en el marcador del Firefox, la única respuesta que reciba sea un mísero “404”. Ese será el momento en el que, definitivamente, nunca más podré volver a sentir esta nostalgia llena de dicotomía.

Para bien o para mal, esta nostalgia repetida va perdiendo fuerza según se han ido amontonando las nuevas experiencias. Con mil problemas nuevos en la cabeza, y sin haber resuelto muchos de los que ya estaban, cada vez parece que me quede menos espacio para la sensación querida. Y me encuentro ante el nuevo dilema de sí debería tratar de recuperar el reconforte conocido o si debería prohibírmelo en pos de otro tiempo más de autocrítica y, a ser posible, productividad.

No sé qué hacer. Desearía conseguir las dos cosas, pero si algo aprendí entonces, y he vuelto a aprender una y otra vez durante estos 5 años, es que tratar de hacer más de lo que se puede tan sólo lleva a fracasos.

Me conformo por tanto con no morir ahogado ni de nostalgia ni de autocrítica por ahora.

Autor: Mu-Tzu Saotome

Estudiante y escritor novel, manga aficionado y cazador de bromas al vuelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s