Un año de ti y nueve de recuerdos

Cómo escribí a finales de noviembre de 2008 en mi antiguo Space:

De vez en cuando recuerdo esa cantidad de tiempo y vuelven los fantasmas de sentimientos encontrados. Es una cantidad que me hizo pensar; me inspiró durante un tiempo; la sufrí cuando era pequeño. A pesar de todo, todo ese tiempo, me temo, me acompañará hasta que el pasado se convierta en mi memoria en una niebla indistinguible y los cofres olvidados queden pixelados por el paso del tiempo. Por todo eso, y por lo que queda sin decir, va una pequeña reflexión-relato, tan desengañada como exige la fórmula y tan cercana a la fecha que aglomera todo un año como permiten las armaduras brillantes y relucientes que encarcelan el corazón.

Dentro de nueve años

Dentro de nueve años, habrá pasado mucho tiempo. Con el tiempo se habrán ido las heridas e, incluso, las cicatrices; seguramente ni siquiera me acuerde de las heridas que ahora mismo tengo de pensar en ti.

Dentro de nueve años, me habré marchado de esta ciudad en busca de los sueños que me mantenían despierto cuando era niño. Cambiaré de dirección, y las cartas dejarán de llegar durante unos meses, o tal vez para siempre, hasta que me asiente de nuevo. Dejaré atrás todo lo que tenía y construiré una nueva vida desde cero.

Dentro de nueve años, ni siquiera mis amigos me conocerán, y yo me olvidaré de todos ellos. Tal vez me llamen algún día para quedar, o incluso puede que me visiten, pero nunca más volverá el calor de la confianza a templar nuestra relación. Al final, casi seguro, la comunicación se marchitará y, al cambiar de móvil no nos preguntaremos por el número del otro.

Dentro de nueve años, seguramente trabaje a cambio de vivir. Algunos dirán que me estaré dignificando, pero sentiré las garras de la apatía despojándome de la ilusión que sentía cuando todavía estudiaba aquello en lo que pretendía soñar, con lo que pretendía vivir.

Dentro de nueve años, puede que esté sólo en este mundo. Puede que, viejos y cansados, mis padres transiten hasta el final del camino, que tomen asiento en los multicines propios y que ocupen una mesa en el restaurante del fin del mundo. Seguramente me sienta feliz por ellos, pero egoístamente, me muestre triste por mí.

Dentro de nueve años, puede que tenga nuevos vicios. Pudiera ser que, desengañado y un tanto hundido, trate un momento de escapar de recesiones y mentiras en pos de un mundo donde cada noche sea perfecta y cada amistad, eterna. Tal vez busque también miradas donde guardar el humo de mis extintas ilusiones, o caricias que revivan mi piel y curen las heridas en mi alma.

Dentro de nueve años puede que, por fin, haya olvidado tu nombre, tu pelo y las mentiras que me hicieron mayor. Puede que olvide aquel colchón de confesiones y tu almohada de infidelidades a ti misma. Seguro que habré olvidado cada uno de tus defectos, y en su lugar una tibia niebla de amor se habrá instalado en mi memoria.

Dentro de nueve años olvidaré la noche en la que, en el mismo instante, todo empezó y acabó sin darme tiempo a respirar. Habré de dormir tranquilo en el aniversario, y los días anteriores pasarán sin pena ni gloria entre la rutina diaria de cocinar y dormir.

Dentro de nueve años… Dentro de nueve años seguiré con el café listo para ti, aunque no lo beba o aunque ya no estés.

Porque, a pesar de todo, dentro de nueve años, todavía me acordaré de ti.

Anuncios

2 Comments

  1. Acabo de leer esta entrada, entre otras muchas salpicadas entre etiquetas.. Normalmente, no suelo dejar huella en ninguna, pero revisando tu mundo desconocido (y más allá de Ranma) me han sorprendido ciertas cosas y cosas inciertas..
    Sin embargo, voy a hacer algo totalmente estúpido y perderte la pista.. a ver si consigue sorprenderme tu signo de exclamación entre tantos millones de puntos de nuevo..
    PD. no lo he dicho hasta el final, pero envidio tus relatos.. son directos y sin embargo, indirectos.. ;)

    1. Me halaga mucho tu comentario, tanto por su singularidad como por su contenido.

      Por eso, ojalá que te vuelva a encontrar y, sobre todo, a entretener otra vez. Ojalá que sea antes de que se consuma el interés. Y ojalá que encuentres otros muchos a los que dejar una huella. Pues se agradece grandemente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s