Crónicas de unas Navidades anunciadas (I)

Cómo escribí a principios de enero de 2008 en mi antiguo Space:

Pues tras unas fiestas tan entrañables como son siempre las Navidades, lo único que me queda es un montón de trabajo por delante, estudio y unas prácticas odiosas que habrán sido durante años la principal causa del fracaso de un tercio del grueso estudiantil de 2º de Físicas en el primer cuatrimestre.

Eso, por supuesto, le ha dado exactamente lo mismo a las musas y a la vida en general, que se ha obcecado en lanzarme a escribir una docena (en, por curiosidad de cálculo, apenas quince días) de poemas, ninguno de ellos a base de tercetos porque no recordaba como iba la rima, y como no tenía Internet, no pude consultarlo. Pero bueno, aquí dejo uno de los que más me gusta.

 

Del laberinto del pensamiento

A pesar de que no estoy en un laberinto
la verdad es que me siento perdido.
Si te digo la verdad, mi vida ha sido
un continuo buscar de aquel nido
que nunca he tenido.

A veces he creído encontrar,
tras mucho buscar, pero de casualidad,
una salida a toda esta maldad;
pero estaba equivocado, era falsedad,
la desesperanza habla.

Años sin luna ni sol he observado
paciente como un monje clausurado,
y me he mantenido a un lado
sabiendo que mi momento llegaría. Deseando.
Desesperando.

Ahora no estoy en un laberinto, creo,
pero tengo que decir que todo lo que veo
no son más que paredes, y como un reo,
escaparme de ellas es todo lo que deseo.
Contigo puedo.

Pero no puedo si tú sabes
que te necesito como el pájaro al aire,
más aún que la mañana a la tarde
y muchísimo más que el artista a su arte.
Que necesito amarte.

Que necesito escapar del laberinto y respirar
dejar atrás las paredes y los murmullos,
y echar abajo los muros de este corazón que es tuyo,
y descubrir tus ojos marrones al mirar
nada más despertar.

Es cierto, ¿qué más puedo decir?
¿Qué sin ti vivir más bien parece morir?
¿Qué vendería mi alma al Diablo por hacerte feliz?
Ya ves que no hay nada que no haría por ti.
Enamorado de ti.

Necesito que puedas ver todo lo que puedo darte,
cómo puedo quererte, cuidarte, respetarte y amarte,
para que puedan salir volando de tu boca
los pájaros azules que me den vida o me maten
porque cada día que paso con esta loca
cosa que es el amor que me toca
y me la guardo y sigo sin contarte
que verte sonreír es mi cielo
y contar una lágrima tuya el infierno
me muero un poco y me marchito por dentro
y por eso ya lo único que deseo
es que me rechaces o me des un beso,
y nos juremos en un pronto amor eterno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s