De ese melancólico medio de transporte que es el tren…

Versos sobre el dolor de tener un amor imposible.

Anuncios

Como escribí a mediados de diciembre de 2007 en mi antiguo Space:

Y si hace poco mostraba el resultado de los largos ratos de inexplicable aburrimiento que me suelen atacar durante las clases, ahora es el momento de la, aproximadamente, hora y media que paso en el tren cuando voy de Burgos a Valladolid, o a la inversa.

Esto no era siempre así, por supuesto. Mis primeros viajes en tren los hice mirando prácticamente todo el rato por la ventana, y, cómo no, preocupándome por saber cual era la siguiente estación, y así evitar la terrible pesadilla de pasarme de estación. Sin embargo, pronto se secó mi curiosidad por el paisaje, y decidí que había que aprovechar el viaje de otras maneras. Lo primero que surgió, cómo no, fue la portátil de moda, la DS, con su correspondiente Brain Training o New Super Mario Bros. Sin embargo, no me terminó de cuajar la idea, así que lo siguiente fueron los libros. De hecho, más de la mitad de las páginas que he leído del Quijote han sido leídas en el tren. Todavía son mi opción principal, pero ahora dejan paso más de una vez a la última configuración, la de Discman y libreta roja de apuntar. Así, con la música que sea propicia (la de los Beatles la última vez), rodeado de gente que no conozco, y mientras atravieso un paisaje al tiempo conocido y extraño, las palabras fluyen con mayor facilidad y se van convirtiendo en poemas, mejores o peores, pero todos ellos reflejan lo que hay dentro de esta tonta cabecita mía.

Y me resulta muy extraño que fluyan las palabras tan fácilmente, pues hasta hace poco el proceso de escribir algo, cualquier cosa, solía tener como requerimiento indispensable el aislamiento de resto de una forma casi religiosa. No puedo sino deducir, por tanto, que algo en mí está cambiando. Tal vez, por fin. Sin nada más que añadir, pues el poema dice mucho sin decir nada, ahí va “Cómo es mi sentimiento”, escrito en el trayecto de Valladolid a Burgos.

Cómo es mi sentimiento

Hasta ahora, por la ventana,
siempre miraba la vida pasada.
Tan absorto en esa visión estaba
que adentro para nada miraba.

Llegó un día, en un momento,
sin previo aviso, y no miento,
cierta criatura del cielo
que al verla me robó el aliento.

Mas, no fue su figura,
aunque no se la superen las esculturas,
la razón de mi etapa oscura,
del dolor y de perder la frescura.

Fue su sinceridad y honestidad,
a veces bruta y a veces fina,
las que me han llevado a una cantina
de mentiras y espinas.

El amor, como yo pienso,
no puede ser siempre sufrimiento,
dolor, sollozos ni tormentos,
aunque, tal vez, miento.

En este tren de desengaño,
tan distinto al de antaño,
veo pasar este terrible año,
y aunque me acostumbro al daño,
en lágrimas me baño.

Pero en pocos días, a más tardar,
llega el momento para mi alma
y por la nada total echa a andar,
la nada que siento por la mañana
al abrir los ojos y hablar
y saber que ella no escuchará.

Autor: Mu-Tzu Saotome

Estudiante y escritor novel, manga aficionado y cazador de bromas al vuelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s