El día en la escuela (II)

Como un mosaico de recuerdos de distintos colores, la vida de Mousse, antes y después de Nerima, se desdibuja aquí a base de pequeños textos, de pequeñas escenas que encierran moralejas y lecciones vitales.

Anuncios

Ocurre a los 23 años y 5 meses.



El día en la escuela (II)

Aburrimiento infernal.

Absolutamente nada más cuando ya has estudiado lo que te están explicando. Garabatos que intentan ser palabras es lo único que manda el folio en blanco. Intentos, apenas legibles, que empujan con su mala alegría y su desgana las manecillas de ese reloj inalcanzable. Su tic amodorra, atonta y angustia cuando hay otros lugares de los que desearías estar. Otra clase, otra carrera, otra persona con la que compartir un aburrimiento más dulce. Salir, si no, donde el aire no pesa con una voz que intenta atravesar mentes de plastilina.

—… La polarización de la luz natural al atravesar el material con el ángulo de Brewster…

Y volver desde la realidad de vuelta a una imaginación más productiva y más querida. Y de un salto, con unas simples líneas escritas en un margen del folio, de vuelta a donde debería estar. Entre los reflejos rubios de un día de sol en el jardín del campus. Feliz y sin preocupaciones, volviendo a un lugar bucólico que aún no ha querido materializarse. Que aún está por ocurrir, aunque tenga sus días de irrealidad contados.

Aún así, el aburrimiento no perdona, y aún la clase va por la mitad. Ni los bostezos mal escondidos llegan a un profesor ciego y sordo a sus alumnos. Sólo la ilusión por lo que hace le salva de la hoguera mental que ya había sido preparada con cuidadoso tedio. Hay una mirada a la puerta y, por un momento, su alma escapa corriendo por los pasillos hasta descansar en los apuntes de su verdadera dueña.

—… por tanto, los coeficientes de transmisión y reflexión paralelos son cero, concluyendo…

Y más material que pasa sin pena ni gloria por sus aletargados dedos. Dedos que tan sólo recuperan la vida cuando intentan plasmar un poco más los sentimientos y algo menos los conocimientos. Ni todo el saber del mundo puede cambiar un corazón puro y obstinado en lo que siente, de manera parecida que el sonido de la tiza no hace aprender lo que está escribiendo. Las nubes a través de la ventana le guiñan conociendo ya sus intereses por la huida, la libertad y otras cosas más que no les quiere revelar.

Siendo el calor del radiador cercano otra razón para la huida, para la llegada del sueño, aparta las manos de sus apuntes y descubre las marcas de más extremidades pendientes de la huida como un animal buscando la salida de un laberinto…

—¡Señor Mousse! ¿¡Por qué se levanta en medio de clase!?

—¿Eh? — de repente, no hay nubes que guiñan, ni manos que huyen ni almas que corren. Toda la clase le observa con esa mezcla de incredulidad y respeto que sientes hacia la gente que hace cosas impensables. La modorra y el sueño han pasado, y tan sólo queda salvar la situación como sea.

—¡Oh! Perdón, perdón… Yo… tengo mucho calor, así que iba a…, ya sabe, a…

—Ya, ya… —la mirada del profesor no sabe si estar enfadada o increíblemente enfadada —Siéntese y aguante, que por algo eligió ese sitio, ¿no? Ahora, debe mantener su decisión.

—De acuerdo, de acuerdo —sentándose, aguantándole la mirada al profesor, la clase continúa.

Cuando su mirada cae de nuevo en sus apuntes, hay una frase que al momento capta toda su atención, aunque no sabe la razón.

—¿”La vida es lucha”?


Al capítulo anterior. O a una Vida en Momentos Congelados. O al capítulo siguiente.

Autor: Mu-Tzu Saotome

Estudiante y escritor novel, manga aficionado y cazador de bromas al vuelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s