No es cierto

En ciertos momentos, es necesario hacer algo, cualquier cosa por mala que sea, para poder seguir adelante en el esquema general. Incapaz de seguir adelante con cualquiera de mis fics, me he obligado a escribir esta pequeña confesión para desatascarme. No lo he revisado, no lo he mejorado. Es un pequeño momento en bruto cuya mera existencia es su razón de ser, nada más.

No es cierto

No es cierto que la verdad se pueda encontrar en una simple mirada. Hacen falta más pasadas y otra vida malgastada para saber achacar las faltas de uno mismo a la mala jugada de un tipo sin tino. Ni una sola calada de ese néctar prohibido sabrá darte la respuesta del vino sin alma, de la botella que canta vacía los himnos de la soledad.

Siempre solo, encerrado con un teclado pero sin la pantalla donde leer lo escrito, tan sólo queda una especie de locura frenética por saber lo que se ha dicho, por escucharse un momento y encontrar la felicidad en el alma desdichada. Pero las mil formas del silencio terminan por llenar los pasillos donde los pies hacen el único ruido que las mentes planas saben escuchar. Se siente el aire pesado y sin jazmines sobre los hombros, ahogando las palabras de las bocas ajenas que ya nunca más podrán ser lunas llenas.

Mientras, en la calle, fantasmas de fotos cortadas deambulan como unas tragaperras donde poco a poco ir apostando tu esencia, perdiéndola poco a poco también. Los espectros y los muertos caminan al lado nuestro sin que les prestemos la atención que reclaman al tirar de nuestro cuerpo hacia los rincones oscuros donde se vende compasión y algo de perdón al mejor postor. Y negamos su influjo cuando aquel amigo quiso hacer lo justo y darnos una palmadita en la espalda con la vana esperanza de desatascarnos en el camino.

No puedo creer en unas palabras grandilocuentes que no expresan nada, que se dejan prostituir por cualquiera que esté dispuesto a meterles la mano como un muñeco de trapo. Las veo, sé lo que significan, y aún así, su pestilencia muerta se vuelve insoportable entre los dientes malsonantes de esa gente que las utiliza. ¿Cómo es posible que tanta grandeza pueda convertirse en bajeza con los simples ademanes de cualquier vileza? ¿Cómo, digo, hay un antónimo siempre conocido para cualquier sinónimo de “querido”?

Ya no siento mi vida pasar. Las corrientes de mi cuerpo se desvanecen. Puede que sea el sueño. También será la visión preclara de una vida que se acaba. No tengo retrato donde guardar la vejez; aún así, no le sería fiel. Pues a pesar de la sinceridad y la avaricia y todos los males y bienes que me achacan, hay una locura de la que no logro desprenderme. Y es que, por mucho que me pese, detesto tanto retroceder como un viejo crecer. Albricias pues por el mañana, llegué o no a él, pues allí descansa siempre mi querer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s